jueves, 21 de julio de 2016

Registro de Delegados de Prevención: un caso de "síndrome de la bagatela de auditor"



Juanjo Navarro, el presidente de AVEQ-KIMIKA que confió en mí para dirigir la asociación, me dijo una vez: "El recurso más escaso de la industria es el tiempo de trabajo de sus profesionales"...  creo que ya se lo había contado alguna vez... ¿verdad?.

En AVEQ-KIMIKA, todo lo que hacemos parte de esta idea, de pensar que la mejor ayuda que podemos prestar a los profesionales de la industria es ahorrarles tiempo. Será por eso que cuando veo a alguno de ellos obligado a perder el tiempo en bagatelas, por no usar un término más grueso... me indigno.

Ayer a mediodía me encontré en la Gran Vía de Bilbao a la coordinadora de seguridad de una empresa industrial muy importante.

- Hola Eunate, ¿Cómo así por aquí... con el calor que hace?.

- Pues vengo del Gobierno Vasco. Del Registro de Delegados de Prevención... he echado allí casi dos horas y creo que para nada...

- ¿Y tú para qué has ido a ese registro?

- Es que en la auditoria de OSHAS nos sacaron una no-conformidad porque no constaba que los delegados estuvieran registrados y estoy tratando de arreglarlo.


Antes de contestar, respiré profundamente, conté mentalmente hasta 5 y...

- ¡Jo!... estamos ante un nuevo caso del "síndrome de la bagatela de auditor".... que es un síndrome que he identificado y diagnosticado yo mismo... vamos, que me lo he inventado:

"Bagatela", según el diccionario, es:

Cf. fr. bagatelle e it. bagatella.
1. f. Cosa de poca importancia o valor.

Tanto la palabra en francés, como en castellano, parece que proviene del italiano, en el que tiene el mismo significado. Está relacionada, no se sabe si una procede de la otra o viceversa, con la palabra bagattino, una moneda medieval italiana de la zona de Módena y Ferrara, de muy escaso valor. Ambas parece que vienen del latín baca, baya, fruta del bosque.

Por su propio significado, curiosamente, bagatella, designa también un género musical. Como era de esperar, se trata de una composición musical de estructura y melodía muy sencilla, normalmente para piano, creada como mera forma de diversión... aunque, en fin, algunas grandes obras de la historia del arte, como el "Para Elisa" de Beethoven, se clasifican en este género...

El "síndrome de la bagatela de auditor" es una enfermedad leve pero molesta que afecta a nuestras organizaciones. Tiene ciertas similitudes a las afecciones alérgicas orgánicas pues, al parecer, nuestra vida diaria se ha vuelto demasiado aséptica y nuestro eficiente sistema inmunológico se entretiene en atacar elementos que no son en realidad una amenaza.

En este caso, nuestro muy eficiente cuerpo de auditores, sobre todo en sistemas de medio ambiente y seguridad, tras pasar dos días revisando una empresa industrial, mirando hasta debajo de las alfombras, siente que no puede marcharse sin haber dejado su impronta. Tras cobrar un buen dinero a la empresa, tiene la inevitable sensación de que, si se marcha y en su informe no deja algo en lo que mejorar, diciendo solamente que el sistema está perfecto, no está haciendo bien su labor.

Yo les entiendo, la verdad.

Y, bueno, como son grandes profesionales y tienen experiencia, exploran hasta en lo más recóndito de la normativa para ver si pueden encontrar un incumplimiento, aunque sea pequeño, una desviación, algo que objetar... aunque sea... una bagatela.

Pues bien, no sé si derivado de la actividad del mismo auditor o auditora, durante este mes de julio ya he recibido la misma consulta tres veces respecto al supuesto incumplimiento de la obligación de registrar a los Delegados de Prevención.

Sí, este registro existe. Fue creado por el Decreto 225/2012, de 23 de octubre, del Registro de Delegadas y Delegados de Prevención de Riesgos Laborales de la Comunidad Autónoma del País Vasco (BOPV nº217 de 09/09/2012) que vino a dar cauce a un acuerdo de la mesa de Diálogo Social de Euskadi.

Las funciones del registro son inscribir a los delegados y delegadas, mantener sus datos al día, emitir certificaciones de esos datos si alguien con interés legítimo los pide y suministrar información a la inspección laboral... en la práctica, con toda sinceridad, ninguna.

La condición y labor de los Delegados de Prevención en las empresas es notoria y, si la Inspección quiere saber quién es el delegado, lo pregunta. No puede accederse a los datos por Internet ni nada parecido. Es, mucho me temo, un caso más de procedimiento administrativo que se auto-sostiene y que funciona únicamente porque.... existe.

Los funcionarios que lo llevan, entre otros cometidos, a los que tampoco gusta nada perder el tiempo, son conscientes de ello y, hablando en confianza, reconocen que le prestan una atención mínima y que no se revisan las inscripciones.

Pero, más allá de todas estas circunstancias, que ya aconsejarían a nuestro "sistema auditor" ignorar la existencia de este registro, como si de primaveral polen se tratara, el Decreto deja claro que la inscripción compete a los propios delegados y a sus sindicatos y que la empresa únicamente puede realizar el registro en nombre de los delegados previa autorización expresa y por escrito de aquellos.

Insisto: "puede"... no, "debe".... con el objetivo de ayudar a un tercero, al que el Decreto tampoco obliga en realidad a la inscripción:

Art. 6.1: "Una vez hayan sido designadas las delegadas y los delegados de prevención u órganos específicos que, en su caso, los sustituyan, podrán solicitar personalmente su inscripción en el Registro adjuntando documento acreditativo de dicha designación."

Díganme, por favor, si Eunate no estaría mejor trabajando en su fábrica, haciendo prevención, mientras escucha de fondo el "Para Elisa" de Beethoven, que perdiendo la mañana en ir al Gobierno Vasco.

Volver a www.aveq-kimika.es


5 comentarios:

Anónimo dijo...

ZASKA!!

Como se diría por Catalunya: "Has tocat l'ull de poll". Mas o menos: "has dado en el clavo"!!
No puedo estar mas de acuerdo.
La semana pasada tuvimos la "suerte" de ser auditados, nuevamente.
El sentir que tenemos una vez terminada y presentado el "pre-informe": semejante a lo que comentas en tu escrito. Mucho tiempo y "pocas nueces".
Sí debo reconocer algunos aciertos por parte de los Auditores, algunas propuestas de mejora interesantes. Pero ...francamente ...buscan debajo de las piedras para sacar la mas pequeña e insignificante desviación. Entiendo para demostrar que los "Auditores" (no todos) son superiores y saben mas que el resto de técnicos.

Simplemente: genial, como siempre!!
Deberíamos tener mas personas como tu en el sector ..y en otros!!
Sentido Común, le llaman algunos!

Saludos cordiales des de Barcelona!!

Josep Maria

Luis Blanco Urgoiti dijo...


Muchas gracias, Josep Maria, los técnicos de las empresas y los auditores tienen mucho miedo a aplicar el sentido común a normativas y requisitos absurdos. Los técnicos de la Administración Pública, le tienen un pánico atroz.

Es el miedo a "que nadie me pueda reprochar que no he cumplido..." y no llegan a entender que la normativa debe interpretarse y amoldarse a la realidad, analizar sus objetivos, su espíritu y adaptar su práctica real a conseguir sus fines, en este caso, a favorecer la prevención.

Muchas gracias por los ánimos, la verdad es que como no tengo muchos comentarios me hace ilusión que alguien se anime de vez en cuando.

Anónimo dijo...


Me suele gustar leer tu blog aunque no coincida del todo con muchas cosas que dices... te empeñas en presentar a las empresas como lugares maravillosos y a los empresarios como los buenos de la película ignorando el constante abuso al que se somete a los trabajadores. Y en prevención y en condiciones laborales, especialmente.

Hoy has desbarrado y mucho.

El registro sirve para que la inspección pueda comprobar que las empresas cumplen con sus obligaciones de tener Delegados de Prevención. La Inspección debería contrastar el listado de empresas con el listado de delegados y aquellas que no estén, expedientarlas y sancionarlas.

Para eso debería servir. Otra cosa es que, claro, en este triste país el gobierno y la inspección comen de la mano de la patronal y, juntitos, hacéis lo que os da la gana... y así nos va.

Seguiré pasando por aquí a mosquearme. Soy así de masoca.

Un obrero.

Javier dijo...

Buenos días,
Me parece correcto tu artículo Luis, como casi siempre.., la Ley dice lo que dice y un auditor de Sistemas solo puede plantear No conformidades sobre requisitos de la norma ISO, OHSAS, etc. en cuestión, o sobre requisitos legales. Si alguien quiere que los requisitos legales sean más estrictos, y obliguen a la empresa en lugar de a los propios Delegados de Prevención (que esta Ley que comenta Luis ni siquiera les obliga), para eso se vota en las elecciones, para elegir un Gobierno que apruebe Leyes...
Respecto al último comentario, ni las empresas son lugares maravillosos, ni todos los "obreros" son maravillosos. Son sistemas y personas imperfectos y mejorables, como en cualquier otro ámbito de la vida, pero creo que en muchas empresas se ha avanzado considerablemente en prevención de riesgos, gracias muchas veces al trabajo conjunto entre la empresa y los representantes de los trabajadores. Y por último, si me permite el comentario, los técnicos de las empresas también solemos ser trabajadores por cuenta ajena, y muchos procedemos de familias "obreras", y estoy un poco cansado de esta supuesta lucha de clases...
A un Inspector/a de Trabajo, le lleva muy poco tiempo al acceder a una empresa saber si en ésta hay o no hay representación de los trabajadores. Por favor, dediquemos el tiempo y los esfuerzos a temas importantes y menos a burocracias que no aportan. Saludos.

Luis Blanco Urgoiti dijo...

Hola.

Muchas gracias a ambos por la atención y por los comentarios. Los agradezco especialmente.

En mi particular forma de pensar, siempre he creído que el diálogo es un bien en si mismo y que hablemos, que gente que piensa diferente lea las cosas que escribo y las contradiga, siempre es positivo. De hecho, Sr. Obrero, estaría encantado de hablar directamente... o incluso, de participar en su blog, si lo tuviera.

Javier tiene toda la razón. En todo colectivo, hay de todo. Pero esa manía de presentar la realidad dividida en "buenos" y "malos" es cosa de sindicatos. Yo no digo que todas las empresa sean buenas... lo que sí es verdad es que, en el blog, solamente escribo sobre las que lo son.

Respecto al Registro... solamente un matiz jurídico, no puedo evitarlo, soy abogado:

La figura de los Delegados de Prevención se basa en la representación de los trabajadores en las empresas, con idéntico estatus a los Delegados de Personal.. ¿correcto?.

Estatuto de los Trabajadores: Artículo 61. Participación. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 4 y sin perjuicio de otras formas de participación, los trabajadores tienen derecho a participar en la empresa a través de los órganos de representación regulados en este título.

Y como tal derecho, lo ejercen o no lo ejercen. Si ningún trabajador de la empresa quiere ser delegado de prevención la empresa no puede hacer nada al respecto. De modo que tenemos empresas que no tienen delegados y que, obviamente, no aparecerán en el registro y que cumplen a rajatabla la normativa.

De modo que, siento contradecirte, pero me reafirmo: el registro no sirve para nada.

Un saludo y muchas gracias por los comentarios de nuevo.