martes, 2 de febrero de 2010

¿Está la industria conspirando para que se quemen los ayuntamientos?


Tengo una sensación preocupante: cuanta más experiencia voy teniendo con esto de publicar blogs, más entiendo a los periodistas, más empatizo con los profesionales de la comunicación... porque, el objetivo de toda empresa es vender sus productos... y, confesémoslo, como público “compramos” la información en función de si el titular “nos llama o no nos llama”.... y resulta que somos todos bastante morbosos y nos gusta, no podemos evitarlo. El amarillismo galopante “nos llama”.

¿A qué me refiero?, para titular de esta entrada he manejado dos frases alternativas, bueno, en realidad tres: la primera, más académica y seria, era algo así:"Paradojas en la tramitación administrativa de los informes derivados de la aplicación de la Norma Básica de Autoprotección en el País Vasco", el segundo, el que finalmente he utilizado y el tercero, que no me he atrevido a usar: "¡¡La industria quiere quemar los ayuntamientos!!".

Y es que, sucede una cosa, Internet permite saber cuantas visitas tiene el blog cada minuto, donde se detienen y cuanto tiempo, qué les interesa más, qué les llama la atención... y la lección más evidente que hemos aprendido es que hay una proporción directa entre lo morboso del titular y el número de visitas. El último título lo “hubiera petao”.... se lo demostraré algún día con una herramienta de Google que se llama Analytics....

Pero claro, ustedes que son técnicos de la industria y no expertos en comunicación o marketing on-line, se preguntarán: ¿y que leches tiene que ver la Norma Básica de Autoprotección con quemar ayuntamientos?... Se lo explico:

Uno de los proyectos que mejor resume a qué se dedica esta asociación empresarial, es el proyecto Larrialdi.

Larrialdi nació de una debilidad de gestión de la Seguridad Industrial en nuestras fábricas que afrontamos hace ya muchos años y que formulamos así: los bomberos se quejaban de que, o bien tenían demasiada información de nuestras empresas, un grupo importante de fábricas que les habían enviado el Plan de Emergencia completo al parque... toneladas de información que los bomberos no tenían posibilidad de procesar para que fuera útil, o bien, demasiada poca, sobre todo pymes que, a pesar de manejar productos de considerable riesgo, no podían cumplir con una de la máximas de AVEQ-KIMIKA: “haz del bombero el mejor amigo de tu fábrica”.

A partir de un trabajo inicial desarrollado por los técnicos de planificación de SOS Deiak y con la participación directa del Departamento de Bomberos de la Diputación de Bizkaia, el grupo de trabajo KIMIKA en seguridad diseñó un cuestionario de información mínima (y máxima) que necesitarían los bomberos en caso de una intervención. Un formato muy práctico pensado para ser manejado a pie de manguera: “los planos, como máximo, en DIN-A3”; “no indicar la situación de los extintores en el plano, cuando llegan los bomberos los extintores ya no sirven de nada...”

Este cuestionario no debía enviarse a ningún sitio... debía introducirse en un armario en el acceso a las instalaciones de la fábrica para que estuviera siempre allí en caso de que se produjera una intervención.... y así estuvimos funcionando durante unos años, complementando el proyecto con jornadas de información y formación conjuntas, foros de contacto entre la industria y los bomberos, visitas de los bomberos a las plantas, organización de simulacros... planificamos una segunda fase que consistía en la informatización del contenido de los formularios de forma que SOS Deiak lo tuviera a su disposición, permanentemente actualizado....

Pero claro, algo se torció: el 23 de marzo de 2007 se aprueba el Real Decreto 393/2007 por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia que determinó que, lo que la Industria Química Vasca llevaba años haciendo de forma voluntaria, ahora fuera obligatorio aunque con un formato diferente en bastantes aspectos... había que revisarlo todo.

Pero el RD 393/2007 decía algo más: preveía que el Plan de Autoprotección se adjuntara obligatoriamente a la documentación necesaria para autorizar la actividad, preveía que se creara un registro de Planes de Seguridad y, en el caso de instalaciones existentes:

DISPOSICIÓN TRANSITORIA ÚNICA. Actividades existentes.

Los titulares de las actividades del anexo I de la Norma Básica de Autoprotección, que ya tuvieran concedida la correspondiente licencia de actividad o permiso de funcionamiento o explotación a la fecha de entrada en vigor de este Real Decreto, deberán presentar el Plan de Autoprotección elaborado ante el órgano de la Administración Pública competente para la autorización de la actividad en el plazo que por la misma se establezca.



Y como todo el mundo sabe (¿verdad?), la Autoridad competente para autorizar la actividad en la Comunidad Autónoma del País Vasco es el ayuntamiento (Ley 3/98).... ¿a alguien le suena que su ayuntamiento haya fijado un plazo para que las industrias del municipio presenten sus planes de autoprotección?, ¿significa eso que no hay que presentarlos?....

Bueno, pues nosotros, cumpliendo otra máxima de AVEQ-KIMIKA (“siempre hay que adelantarse a las obligaciones legales”), indicamos a las empresas la conveniencia de presentar los planes de autoprotección a sus respectivos ayuntamientos en cuanto los tuvieran preparados....

El resultado ha sido descorazonador, la verdad: la respuesta más habitual ha sido “¿Qué viene a presentar QUÉÉÉÉ?” incluso a algunos con mejor suerte: “Ah, sí, eso... ayer mismo me lo explicó otra empresa... déjelo por ahí....”

No es que sean grandes “tochos”, se busca justo lo contrario precisamente, pero el acumular papel inútil en el ayuntamiento solamente servirá para aumentar la carga de fuego de los mismos aunque, como diría mi amigo Iñaki Ugarte, también servirá para retirar carbono de la atmósfera en forma de papel y luchar contra el cambio climático..... que algo es algo.

¿Está la industria conspirando para que se quemen los ayuntamientos?... pues no, ¿está contribuyendo a que haya más material combustible en el ayuntamientos que no vale para otra cosa, además de para retener carbono en forma de papel....?.... pues sí.

Me consta que los técnicos de planificación de Atención de Emergencias del Gobierno Vasco están trabajando duro en poner en marcha el registro de Planes. Ponerlo en marcha bien. Informatizado desde el principio... me consta que en otras Comunidades Autónomas lo han hecho ya, pero mucho me temo que exclusivamente en formato papel (esto lo averiguo y se lo cuento en otra entrada), con lo que el registro solamente sirve para aumentar la carga de fuego de las consejerías autonómicas correspondientes (y para retener carbono en forma de papel)...

De todos modos, si se quema el ayuntamiento, todo el carbono retenido en el papel se liberaría a la atmósfera y entonces sí que, entregar el Plan de Seguridad, no habría servido absolutamente para nada.


Volver al Índice

4 comentarios:

ALyCie dijo...

Sin duda, un placer leerte, me siento identificado,
Preguna -para no responder-
¿Hay que cumplir las normas? Y ¿si los demás no lo hacen?
Muchas veces pienso que estoy haciendo el primo, pero porsuerte, muchas mas pienso lo contrario.
Un saludo.

lucía dijo...

Muy buena entrada. Aunque la situación es especialmente sangrante, porque hablas de prevención de incendios y accidentes (sic!), lo cierto es que esta obsesión administrativa por el papel por encima del espíritu de la norma es increíble. Por no decir esa capacidad de crear normas (me da reparo con el comentario previo siendo de ALyCie, que es experto de verdad), sin consultar con los que ya hacen algo al respecto. En general creo que no existen canales de comunicación demasiado efectivos entre industria y las múltiples administraciones.
Pero lo más importante, es que la iniciativa que habíais organizado seguro que ha mejorado la relación industria/bomberos (al final, la más importante)

ALyCie dijo...

Sin duda Lucía es muy amable.

OS recomiendo la lectura del
Reglamento (UE) 97/2010
o las recetas de cocina del Diario Oficial de la Unión Europea

Luis dijo...

Jolín! qué nivel, dos expertos de este nivel opinando en el blog!

A los profesionales de la industria les resulta particularmente frustrante que sus esfuerzos en cumplir leyes entregando unos papeles, fruto de muchas horas de trabajao y esfuerzo y que en muchas ocasiones contienen exigencias absurdas, terminen en una triste oficina de la Administración donde nadie puede mirar esos papeles... los legisladores legislan y las empresas y los funcionarios tienen que cumplir, cuando en realidad saben que sus esfuerzos no sirven para nada...

Por eso funcionó tan bien (y esperamos que vuelva a funcionar) el proyecto Larrialdi, porque los profesionales, de ambos lados, hablaron directamente y se preguntaron: "¿Qué necesitas?" y se pudieron a trabajar.

(Tengo que hace la receta del DOUE.. .a ver si me sale)