martes, 4 de septiembre de 2012

¿Tan "malos" son "nuestros" políticos?


En la última entrada  les planteaba un dilema que pudo haberle surgido a un político cualquiera, en un municipio cualquiera hace escasamente cuatro años. Muchos de ustedes me han preguntado cuál es el final de la historia, qué decidió el alcalde y, en realidad, la historia no tiene final.

Es esta una historia ficticia aunque basada en la cruda realidad. Los políticos de entonces, que son básicamente los mismos de ahora, optaron masivamente por el camino fácil, por el relumbrón cortoplacista... optaron por asegurarse la reelección en cuatro años y no pensar en nada más.

Es posible que muchos de aquellos cargos públicos ni siquiera llegarán a tener ningún dilema... “la gente quiere polideportivo, aeropuerto, estación del AVE o puente de Calatrava... pues démosles lo que quieren". En el fondo, los ciudadanos somos niños mimados, no aceptamos responsabilidades ni obligaciones, queremos todos los caprichos y los queremos rápido y no somos capaces de aceptar que las cosas cuestan un esfuerzo.

Los ciudadanos de aquel pueblo debían aceptar que un pueblo con ese número de habitantes no podía permitirse un polideportivo más grande y el alcalde debía haberles explicado que si no conseguían atraer más habitantes al pueblo con, por ejemplo, el polígono industrial, nunca podrían hacerlo. Pero claro,  decirle a la gente lo que no quiere escuchar suele ser muy duro.

Un "político bueno" debe ser un buen líder. Líder, no en el sentido mesíanico de la palabra tradicional en la política, más bien en el sentido que solemos usarla en el mundo de la empresa, alguien que recibe la confianza de su grupo, que trata con respeto a todos y que les dice siempre la verdad, por fea que esta sea. Alguien capaz de hacer que cada uno de lo mejor de sí mismo en beneficio de la comunidad. Y, sobre todo, alguien con visión de futuro y que sea capaz de transmitir esa visión al grupo: ¿Traemos una carrera de la Fórmula-1 a la comunidad autónoma o construimos tres parque tecnológicos con sendos viveros de empresas en colaboración con la universidad en áreas científico-tecnológicas con ayudas potentes para emprendedores y un servicio para la obtención (y defensa, sostenida en el tiempo) de patentes europeas?...la Fórmula-1 asegura titulares de periódico días y días durante meses, lo otro asegura empleo para cientos de personas durante años y, escasamente, una columnita en el área de economía de algún periódico despistado... ser capaz de tomar la decisión correcta y, especialmente, convencer a los ciudadanos de que es la correcta, es tener visión.

En este punto del discurso surge siempre el tópico de estos tiempos... "es que los políticos son muy malos". Maticemos: como en todo colectivo, hay de todo. Hay políticos magníficos y políticos malísimos, hay políticos muy honrados y chorizos con diploma... los políticos no son una raza marciana son un extracto de la sociedad en la que viven y de la que surgen, ni más ni menos. Conozco muchos funcionarios excelentes, comprometidos y trabajadores, conozco liberados sindicales que trabajan de sol a sol con el único afán de defender los derechos e intereses de sus compañeros, conozco empresarios, la mayoría de ellos en realidad, que respetan las leyes al milímetro y que se desviven por no tener que prescindir de uno solo de sus trabajadores. Hay de todo en todas partes, no se dejen engañar por el tópico.

De todas maneras, en esta sociedad nuestra es muy difícil ser político. Sí, no me miren así, es muy difícil. Un "político" es, al fin y al cabo, alguien que se presenta para ser elegido por un colectivo al que pertenece para gestionar un bien común. El concejal de pueblo que, por supuesto no cobra más que una exigua dieta por acudir a los plenos (a veces ni eso) y que saca tiempo de donde puede para organizar las fiestas o gestionar el arreglo de la acometida de aguas, también es "político" y también lo somos, en cierta medida, los que nos hemos presentado voluntarios alguna vez para gestionar la comunidad de vecinos, o para ser vocales de la junta del centro social del barrio, o del club de las piscinas de la urbanización, o del AMPA del colegio... ¿Se han presentado alguna vez?... ¿no se han dado cuenta de que, en las reuniones de las asambleas los voluntarios no suelen abundar, más bien todo lo contrario, que cuando alguno se presenta el colectivo tiende a mirarlo con sospecha y que, por supuesto, es objeto de las más despiadadas críticas en cuanto toma la primera decisión?... pues esta es la sociedad que tenemos.

Es básicamente por eso que la reacción lógica en la sociedad en la que vivimos ante el dilema que se planteaba en la entrada anterior es el comentario que aportó Jon: "Yo sin duda dejaría el cargo y solicitaría un puesto de mantenimiento, bien en el complejo polideportivo, bien en la empresa de aerogeneradores." El "sentimiento social" que tenemos es que, si de verdad eres un tipo honrado, si no está ahí para "forrarte", si no tienes ningún interés personal, ¿qué haces "metido" en algo tan sucio como la política?

Hace ya algún tiempo, un Viceconsejero de Medio Ambiente del Gobierno Vasco me contaba que una asociación ecologista, en la primera reunión en la que estrenaba cargo, en su primera semana en Lakua, le dijo que le iban a interponer una querella criminal... "Aún no me ha dado tiempo a hacer nada, ni bueno ni malo... y ya me dicen que me van a poner una querella"... y claro, alguno de ustedes estará pensando... "Bueno, para eso les pagamos".

Pues... sí y no.. que todo debe tener un límite. Pero es verdad que hay que diferenciar y acotar. Si nos limitamos a mirar a los profesionales de la política, a aquellos que por su nivel de responsabilidad y dedicación tienen que ocupar su jornada de trabajo completa... pues, una vez más hay de todo, como en todas partes, pero me voy a atrever a contradecir una corriente de opinión bastante generalizada: la remuneración económica de las personas que ocupan cargos públicos no sólo debe ser digna, debe ser competitiva... ¿quién queremos que sea el Director o Directora de I+D+i de nuestra comunidad autónoma? necesitamos a alguien que, además de la satisfacción por ayudar  a su comunidad y por la satisfacción personal que eso le reporta, debe poder pagarse la hipoteca con su remuneración... y no sólo eso, debe ser alguien al que las empresas privadas, con mayor capacidad de remunerar a sus gestores, estén deseando contratar por lo buen gestor que es. Al menos a mí me gustaría que así fuera.

Pero, abundando en el argumento (y es aquí donde ustedes comenzarán a lanzarme los tomates...) dado que vía presupuesto, en salario contante y sonante, la Administración Pública tiene escasa capacidad de competir con la empresa privada, me parece una buena idea privilegiar las cotizaciones a la Seguridad Social de los cargos públicos, de forma que un muy competente y escrupulosamente honrado profesional se plantee seriamente dejar una empresa privada y gestionar el fomento de la I+D+i, la Educación, la Sanidad o el fomento de la Internacionalización de nuestra industria.

En fin, se ha acabado el verano y se han acabado, al menos por ahora, los "off-topics". A partir de la próxima entrada hablaremos de Seveso III, de REACH, de CLP, de Responsabilidad Ambiental y todas esas cosas por las que ustedes leen este modesto blog... aunque me temo que alguna alusión a las elecciones del 21 de octubre tendremos que hacer. Ya les contaré.

Volver al índice

4 comentarios:

Luis Blanco Urgoiti dijo...

Me han dicho que no funciona el sistema para poner comentarios... probando,uno, dos...

Anónimo dijo...

Sí que funciona...

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que los políticos que dirigen un pais tienen que estar bien "remunerados"..... el problema es que en este pais eso ha generado una casta de políticos "profesionalizados" (que no profesionales) que incluyen gente que vive del cuento y de las cuotas en los partidos..... Gente como la famosa Saez del Tamayazo, que no era capaz de hilar un puta frase... gente que, por mantener el cargo, son capaces de cualquier atrocidad...... que pais.... :-(

Juan

Luis Blanco Urgoiti dijo...

Hola Juan,

Pues sí, tienes razón, el sistema de partidos de financiación pública (que se supone mantiene a la política libre de las tentaciones de los lobbies) tiene ese grave problema... pero, por otra parte, el sistema anglosajón, que sólo permite que sirvan el sistema los individuos más capaces por estar sometidos a evaluación individual constante, da poder a las corporaciones, a los grupos de presión, los Super-PAC...

Y es que ya lo dijo Churchill: Many forms of Government have been tried and will be tried in this world of sin and woe. No one pretends that democracy is perfect or all-wise. Indeed, it has been said that democracy is the worst form of government except all those other forms that have been tried from time to time.