martes, 10 de noviembre de 2015

Typical Spanish



Al iniciarse la década de los 60, el régimen de Franco tenía cierta urgencia en que su apertura al exterior empezara a dar rédito económico. El anticomunismo franquista había recibido el apoyo de los Estados Unidos, que con los acuerdo de 1953 instaló en España las bases militares de Morón, Torrejón de Ardoz, Zaragoza y Rota, favoreció el ingreso de España en la ONU en 1955 y dio la bendición del presidente Eisenhower, con su visita a Madrid, en diciembre del 1959, hechos que supusieron el perdón definitivo a sus pasadas simpatías hacia los regímenes perdedores de la Segunda Guerra Mundial.

En julio de 1962, con 39 años, Manuel Fraga fue nombrado Ministro de Información y Turismo y lanza una campaña, dirigida a promover el exotismo de España entre los turistas europeos, que tuvo un gran alcance, usando como lema la frase inglesa “Spain is different”.

En 1964, se estrenó la película “Búscame a esa chica”, dirigida por Fernando Palacios y protagonizada por una adolescente de 16 años llamada Marisol, acompañada por el Dúo Dinámico, que incluía en su banda sonora una canción de Augusto Algueró llamada “Typical Spanish”… aunque es de suponer que esa expresión ya se usaba mucho antes.

Ambas frases se utilizan hoy en día, con relativa frecuencia, para referirse a algo estrambótico, algo detestable o chapucero que quien las usa, normalmente español, atribuye a una particularidad de la forma española de hacer las cosas.

Ya lo dijo Pío Baroja, en una gran novela llamada “El Árbol de la Ciencia”, escrita en 1911, si en un compartimento de un tren, usted oye hablar mal de Francia, el que habla será seguramente alemán, si oye hablar mal de Alemania, el que habla será seguramente francés… pero si oye hablar mal de España será, con toda probabilidad, español.

El caso es que no me suele gustar mucho cuando alguien comienza una conversación, un argumento, con la socorrida coletilla “Es que este país es…” cuando en realidad, la inmensa mayoría de las veces, ese defecto que va a destacar, es común a casi todos los países y culturas… por ejemplo, “en este país la gente se idiotiza con el fútbol y no piensa en los problemas…”, no hay más que cambiar “fútbol” por beisbol, cricket, hockey… o luchas de gladiadores.

Pero hay un concepto que todos los españoles consideremos, seguro, “typical Spanish” en el que hemos alcanzado sublimes cotas de perfección, aunque no creo que sea exclusivo de nuestra cultura, ni tampoco de la forma de hacer de los latinos.

Se trata de aquella práctica consistente en “hacer papeles” para “cubrir el expediente” que, en realidad, no valen para nada práctico.

Así sucede, por ejemplo, con el examen de consejeros de seguridad (que, por cierto, ya tiene fecha definitiva para Euskadi en la convocatoria 2015: 25 de noviembre). Dadas las deficiencias en la calidad de las preguntas y de las convocatorias, nos vemos obligados a impartir una formación destinada a aprobar el examen y otra diferente a ser un buen consejero de seguridad para el transporte ADR y el caso es que nadie se atreve a coger el toro por los cuernos y arreglar esto.

Esta semana, una empresa asociada me planteaba un caso similar, del que ya hablamos aquí mismo en 2010, pero que sigue en el mismo lugar en el que por entonces estaba.

“Nuestro director industrial ha estado trabajando varios años en Alemania y ha hecho allí varios cursos especializados en materia de protección frente a atmósferas explosivas. Los alemanes quiere ahora que imparta un curso a nuestros propios trabajadores. ¿Puede hacerlo?”

Claro, claro que puede hacerlo. Yo puedo juntar a mis trabajadores e impartirles un curso de fagot si me parece oportuno… pero, esa formación, no sirve para “cubrir el expediente”, conforme a los establecido por el art. 31 de la Ley 31/1995 (LPRL): para que la formación sea “válida” tiene que ser impartida por el SPA que la empresa tenga designado y el formador tener reconocida titulación de prevención en  España.

“¿Cómo?, ¿en serio?... no lo entiendo… entonces, el documento de protección contra explosiones y de zonificación que me acaba de entregar una consultora alemana contratada por la central… ¿tampoco es ‘válido’?” 

No, tampoco es “válido”... para cubrir el expediente… para proteger la seguridad de vuestros trabajadores no sólo es válido, es excelente, pero cumplir con el requisito normativo, no… en este caso, es sencillo que lo sea también: basta con pasárselo a tu SPA y que lo incorpore a la evaluación de riesgos pero, sin su visto bueno, no es “válido” para cumplir el requisito del artículo 4 del Real Decreto 681/2003.

Respecto a la formación… bueno, para no tener que convocar a los trabajadores dos veces para lo mismo, podrías tener a un técnico del SPA asistiendo al curso que imparta vuestro director industrial y que firme como formador.

“O sea… que un técnico de un proveedor va a asistir a un curso super avanzado y especializado en ATEX y vamos a tener que pagarle por recibirlo... sólo para cubrir el expediente… ¿te he entendido bien?” 

Sí, me entendió perfectamente… es algo “typical Spanish”, al fin y al cabo.

Volver a www.aveq-kimika.es

3 comentarios:

Josep Rosell dijo...

Simplemente: GENIAL!!
Como siempre!!!
Didáctico y ...al grano!!

Josep (Barcelona)

Anónimo dijo...

Ole, ole y ole...
Entrada acertada, entrando al tema directo, en corto.
Solo falta que alguien en la administración recoja el guante.

Chantal Coll dijo...

Como siempre, Luis, acertadísimo y ameno!