lunes, 4 de enero de 2010

Una revolución para la Administración ambiental


Personalmente creo que no debe haber ninguna asignatura tan apasionante como la Historia, cuando un buen profesor es capaz de explicarla con pasión e interés. Además de que, por mucho que se diga, conocer la historia es muy útil. Imprescindible para entender el presente e incluso para predecir el futuro.

Cuando estudiando historia contemporánea se explican las causas de la grandes revoluciones del siglo XIX y XX un buen profesor, lo primero que hará será clasificarlas: para introducir la Revolución Francesa explicará las causas económicas y sociales (la concepción materialista de la historia que trajo el marxismo hace mucho que se ha impuesto) entre ellas las injusticias del antiguo régimen, las desigualdades, el hambre y las malas cosechas... también explicará las causas ideológicas: las nuevas ideas que aportó la Ilustración, la masonería, el triunfo de la revolución americana y la creación de los Estados Unidos.... para explicar la Revolución Rusa de 1917, la revolución industrial, la absoluta miseria de los campesinos rusos, el hambre que provocó la primera guerra mundial y, por supuesto, las ideas marxistas.

Pero la causa más próxima de todas ellas, de las explosiones violentas que se produjeron el 14 de julio de 1789, en la toma de la Bastilla o el 25 de octubre de 1917 con el asalto al Palacio de Invierno, es básicamente la misma: la necesidad de ruptura de un marco jurídico, asaltado por una realidad social que no encontraba otros métodos para encauzar su necesidad de cambiar.

Este análisis no es válido solamente para las revoluciones violentas. También es aplicable a los movimientos pacíficos... la “Marcha de la Sal” de Gandhi en la India que culminó el 6 de abril de 1930 o la “Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad”, la gran manifestación que tuvo lugar en Washington, D.C. el 28 de agosto de 1963 y en la que Martin Luther King Jr. pronunció su histórico discurso "I had a dream" y que, sin duda, precipitó la aprobación de las leyes de Derechos Civiles en 1964 y de Derecho al voto en 1965 en los Estados Unidos.

Pues en la actualidad hay un marco jurídico que cada vez se ajusta peor a la realidad que pretende regular y que, más tarde o más temprano va a colapsarse: la normativa reguladora de los aspectos ambientales de la industria en la Unión Europea... y no, no se preocupen, no va a haber un asalto a la sede de la Comisión Europea en Bruselas... no me imagino al presidente de CEFIC dando un discurso desde un tanque, al secretario general de Eurofer arengando a las masas o al presidente de la Confederación Europea del Papel calando la bayoneta... es esta una revolución pacífica pero que está llegando. Que sin duda va a llegar....

La legislación europea reguladora de la actividad ambiental de la industria está alcanzando una situación de colapso y el fundamento de la relación entre administrador y administrado tiene que cambiar. La profusión normativa y de controles que Bruselas ha ido emitiendo en los últimos 25 años ha multiplicado exponencialmente la cantidad de autorizaciones, permisos, registros, informes... que las empresas tienen que tramitar ante las autoridades ambientales.

Las empresas se han ido dotando de medios para responder a esta nueva realidad... proceso que no se ha acompañado en absoluto con un incremento paralelo de las dotaciones presupuestarias y de personal de dichas autoridades.... en la actualidad, si las industria cumple con sus obligaciones y la Administración con la suya (la de hacer cumplir....) ninguna comunidad autónoma española tiene medios, ni aproximados, para cumplir todas las tareas que se derivan de la legislación ya en vigor.... y mucho menos para las que han de venir.

¿Cómo se va a concretar esta revolución?... el tipo de relación Administración-Industria tiene que cambiar. Hay que eliminar la intervención sistemática y absoluta previa de la Administración. Acudir a un sistema similar al de Hacienda: autodeclaraciones, si es necesario supervisadas por una entidad externa (como en el caso de la evaluación de riesgos de la Ley de Responsabilidad Ambiental), y que la Administración se limite a registrar su inscripción... esto debe acompañarse con un refuerzo en los medios de inspección (antigua reivindicación de los sectores industriales como garantía de lucha contra la competencia desleal) y al que se pille en renuncio.....

Hasta ahora, la experiencias con sistemas de entidades de verificación previa en la Comunidad Autónoma Vasca no han sido demasiado buenas. En realidad se habían convertido en un sistema de doble instancia en el que los técnicos de la Administración volvían a repasar detallada y concienzudamente lo aprobado por los técnicos de las entidades suponiendo un gasto añadido y que no garantizaba una mayor celeridad administrativa.

La “revisión formal” de la que habla el reglamento de desarrollo parcial de la Ley de Responsabilidad Ambiental es la excusa perfecta para probar este nuevo paradigma de relación Administración Ambiental – Industria... yo espero que las Consejerías de Medio Ambiente den las instrucciones oportunas a sus técnicos para que sea, efectivamente, una mera “revisión formal”... si no es así, nos espera un colapso que va a dejar pequeño al de la IPPC.... no podemos dejar pasar este tren.


Volver al Índice

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Luis,

FELIZ 2010!

Para no perder las buenas costumbres, me pongo en contacto contigo porque tengo una duda sobre esta ley.

En la comunidad de Madrid les han dado la oportunidad de rellenar un custionario via internet y la Admón. les dirá a las empresas si deben o no hacer nada respecto a esta ley. (Adjunto ruta más abajo)

¿Nosotros en el País Vasco tenemos algo similar?. Imagino que no y como consecuencia tendremos que pagar a una consultoría la bonita cantidad de unos 5000 a 10000 euros depende la que se elija para llevar adelante este asunto. Al menos hacer el estudio primero de la situación.

La página que lo explica:
http://is.gd/5M2NG

Y el cuestionario Excel:
http://is.gd/5M2JE

Saludos

Amaia

Luis Blanco Urgoiti dijo...

Hola Amaia,

Feliz año y todo eso. Las vacaciones muy bien con un tiempo espantoso en Galicia, pero bien, no me quejo.

Según lo veo yo, este cuestionario no te dice si tienes que tener o no tener seguro, eso solamente se puede responder tras la UNE, el Mirat, la Guía Sectorial o la Tabla de Baremos, porque de este cuestionario no se deducen cantidades económicas y sin saber si llegas a los famosos 2 millones (vosotros que tenéis ISO14) no se puede saber si tienes que tener o no seguro.

Según lo veo yo, esto está pensado para la droguería de Buitrago, al borde del río Lozoya y que está afectada por el Anexo I pero que no puede creerse que tenga que gastarse 5000 euros en hacer una evaluación....

Según lo veo yo, aun así, no es demasiado ventajoso.... aunque la idea no esté mal: ¿esto te lo tiene que responder un funcionario que ve el cuestionario y te dice si tienes o no que hacer la evaluación?... ¡jopela! ¡qué miedo!....si se lo mandan todas las empresas del anexo de la Ley van a tardar siglos.... y, además, con la cantidad de datos que tienen de cada empresa en el Gobierno yo me mosquearía un rato largo si tengo que volver a rellenar los mismos datos otra vez para recibir una respuesta.... vamos, con el CIF debería valerles....

La circular es la mar de curiosa: por defecto, el que no responda, tiene que presentar la evaluación... una Ley que lleva al incumplimiento a la mayoría de los afectados no puede ser ni medio buena....

De todas maneras, lo voy a circular, porque para vosotros no sirve, pero para empresas muy pequeñas puede ser una orientación....

(Como has visto son mucho "según lo veo yo", pero es que la Ley está tan mal hecha que hasta que no vayan saliendo las órdenes por sectores no podré concretar mucho más).

Un saludo

Luis

Fco. Javier Monasterio Perez dijo...

Me parece muy bien la introducción razonada inicial…para presentar un tema complicado, pardiez

A un panal de rica miel…todo el mundo debe presentar su estudio de riesgos MA

2000 Consultores acudieron…tuvieran o no la capacidad técnica para ello

Pero… ¿Qué quería la Administración? Pues que todos tuvieran sus avales y el resto purfffffffff

Y como lo solucionaron? Escogieron a los Consultores “con nombre” que mejor lo presentaban…y viendo lo bonito que quedaba lo aprobaron, y además fueron los únicos validados

Mire vd Dn Luis, la responsabilidad MA es técnicamente muy compleja: creo que ya se sabe (quien se ha interesado, claro)

Ante este reto se puede tomar la oportunidad de formar una buena red de Verificadores MA, que supondrá tiempo y dinero, pero que dará las capacidades necesarias: este es el buen camino

Entendiendo como figura clave al verificador, tampoco debemos olvidarnos del “tecnico competente de la propiedad” que deberá seguir similar camino, porque no es competencia fácil

Fco. Javier Monasterio Perez
627035414
SAFE SIDE SL