viernes, 6 de marzo de 2009

Cuando el papeleo no deja trabajar por el medio ambiente


Foto cortesía de Maxam www.maxam-corp.com

Los que nos dedicamos a esto de la seguridad y el medio ambiente industrial somos gente un poco rara... ¿No tienen a veces sensación de ser un poco ...."frikie"?. En muchas ocasiones, nos encontramos entren nosotros, técnicos de empresa, consultores, técnicos de Ihobe, auditores, funcionarios.... y transcurrido el protocolario momento de preguntar por la familia, “¿qué tal los niños?”, “ya van p’arriba, ya”......, terminamos conversando, con gran interés y ardor que, a veces casi podríamos llamar hasta pasión, de temas que comentados en la cuadrilla (no lo intenten, por favor) aparejaría inmediatamente recibir el calificativo de "persona rara".

En más de una ocasión, al colgar el móvil después de haber utilizado palabras como IPPC, AAI y de discutir denodadamente que no, que los VLE que vienen en los BREF son solamente una referencia... mi mujer me pregunta "... pero, la persona que hablaba contigo...te entendía..¿verdad?", yo respondo “sí, claro, si no estaría loco perdido...” y mi mujer, con serenidad y sensatez, me contesta “..es que eso es lo que me estaba temiendo...”

Pues hoy traigo uno de esos tema. Algo estamos haciendo mal en el control de los residuos y no es por falta de control, es más bien por lo contrario.

No, no estoy acusando a nadie, pero creo que, entre todos, empresas, gestores, auditores, consultores, autoridades..., deberíamos reflexionar un segundo sobre un asunto muy-muy concreto y pensar cómo encauzarlo.

A la hora de clasificar los residuos, cada una de las corrientes que se generan en una fábrica, reciben un código de este aspecto: Q7//R13//L8//C51//H5/6//A669//B0019, en este caso es aceite hidráulico usado (LER 130110) y su significado es:

Categorías de residuos (Q)
Q7- Sustancias que hayan pasado a ser inutilizables (por ejemplo: ácidos contaminados, disolventes contaminados, sales de temple agotadas, etcétera).

Operaciones de tratamiento (D/R)
R13-Acumulación de residuos para someterlos a cualquiera de las operaciones enumeradas entre r1 y r12 (con exclusión del almacenamiento temporal previo a la recogida en el lugar de la producción)

Tipos genéricos de residuos peligrosos (L/P/S/G)
L8-Aceites y sustancias oleosas minerales (lodos de corte, etcétera).

Constituyentes que dan a los residuos su carácter peligroso (C)
C51-Hidrocarburos y sus compuestos oxigenados, nitrogenados y/o sulfurados no incluidos en la presente tabla

Características de los residuos peligrosos (H)
H5/6-H5: “nocivo”: se aplica a sustancias y preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea puedan entrañar riesgos de gravedad limitada para la salud.
H6: “tóxico”: se aplica a sustancias y preparados (incluidos los preparados y sustancias muy tóxicos) que por inhalación, ingestión o penetración cutánea puedan entrañar riesgos graves, agudos o crónicos e incluso la muerte.

Actividades generadoras de los residuos (A)
A669-Otras fabricaciones de productos químicos.

Procesos en los que se generan los residuo (B)
B0019-Servicios generales.


Cada una de las letras significa algo. Es un sistema que facilita el seguimiento y el control de los residuos. Un lenguaje conocido por todos los agentes que intervienen y que permite una exhaustiva vigilancia de la producción, gestión, transporte y destino final de los mismos.

En teoría, el código se lo otorga el gestor que, tras recibir una muestra del productor, le envía un documento de aceptación, en el que le dice que sí, que puede hacerse cargo de ese residuo concreto.

Esos códigos se han incluido de forma literal en las autorizaciones de productor de residuos peligrosos y en la recientes Autorizaciones Ambientales Integrada y de ahí, se han copiado, también literalmente, en los documentos asociados a los sistemas de gestión medioambiental de las empresas.

El problema es que, si la empresa cambia de gestor, pueden producirse ligeras variaciones en la codificación y modificar los códigos en el sistema de gestión medioambiental es trabajoso.... pero cambiar las autorizaciones por ese motivo es casi impensable.

Esto es especialmente grave cuando ese cambio de códigos no es por una mera diferencia de criterios en la clasificación sino por un cambio verdaderamente importante en el destino y gestión final de los residuos.

Por ejemplo, si conseguimos mediante un proyecto de investigación, cambiar un D1-Depósito sobre el suelo o en su interior (por ejemplo: vertido, etcétera) por un R10-Tratamiento de suelos, produciendo un beneficio a la agricultura o una mejora ecológica de los mismos el lío burocrático es de tal calibre que puede desanimar a más de uno.... cuando Maxam lo hizo no se desanimó..... menos mal.

¿Cuál es la solución?, pues yo creo que habría que dejar los códigos abiertos en las autorizaciones y en los sistemas de gestión. Con ello no perderíamos control y ganaríamos en flexibilidad.... pero es solamente una opinión. Sería conveniente que lo reflexionáramos entre todos.

Eso sí, no lo comenten por favor con la cuadrilla este domingo tomando unos pintxos y si les ven pensativos y les preguntan “¿en que andas pensando?”, contesten con resolución “sobre una receta de pollo en pepitoria que leí el viernes en un blog”..... no les digan la verdad, si no quieren que les llamen “frikies”. Háganme caso. Buen fin de semana.


Volver a www.aveq-kimika.es

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en que el papeleo entorpece y mucho las gestiones, gestiones que tendrían que ser ágiles y no una piedra en el camino.
Así pues, creo que no hay una buena sintonía entre las instituciones y las empresas. Por la parte que me ha tocado (ya no me dedico al medio ambiente), siempre que he tenido un problema burocrático casi he sido productor, gestor, administración y transportistas, por que he intervenido en la solución de los problemas de todos. Siempre lo he hecho por el bien de la empresa que me paga.
Yo me he encontrado con funcionarios que me han contestado cosas como "que quieres que te diga, lo dice la ley", "yo no puedo hacer nada", etc. Un desastre.
He de reconocer que este mundo del medio ambiente (creo que no es medio que es entero), me gusta, pero...........
En fin Luis, cuando te he oído hablar en jornadas y ahora que te leo, lo hago con interés. Enhorabuena por tu trabajo y gracias

Juan

Anónimo dijo...

Hola Luis, aquí una de las Frikies!!!!


Muy bueno tu comentario de hoy, pero yo si me permites añadiría un detalle: genial cuando tu gestor de residuos da un código pero en la AAI dicen que no, que tiene que ser otro, haces que tu gestor cambie el doc de aceptación poniendo el código que te exigen en la AAI, vale ya cuadran la AAI y la documentación del gestor, pero hay amigo…, viene es super intendente del EPER y te arma la de San Quintín diciendo que la codificación dada en la AAI (exigida por sus colegas de mesa) es una auténtica aberración!!!!!!! Como dice mi madre: “Pa mear y no echar gota”.

Koro

PD: gracias por tus comentarios que al menos a mí me sirven de consuelo, a la vez de aclararme las infinitas dudas que me surgen cada día.

Luis Blanco Urgoiti dijo...

Muchas gracias, Juan y Koro por los comentarios (siempre doy las gracias, pero es que como tenemos muchos lectores y pocos comentaristas, a estos últimos tengo que cuidarlos...)

Lo cierto es que el problema real, es que hay gente en este mundillo que pierde la perspectiva. Que los objetivos parciales (“asegurar el control de los RP’s”, “dar calidad y veracidad al E-PRTR”...) no pueden entorpecer el objetivo final que es el Desarrollo Sostenible y que en el caso de los residuos se plasma en minimizar y mejorar la gestión....

Cuando alguien tiene el “foco desviado”, surgen los problemas. Lo hemos visto en demasiadas ocasiones.

Un saludo a ambos y gracias de nuevo.