lunes, 1 de junio de 2009

Northern Exposure (II)



Pues aquí estoy, pasando frío en el aeropuerto de Helsinki, escribiendo con el portátil y conectado a una red inalámbrica gratuita y... lenta. Pasando frío porque, como en la calle hace 27ºC, lo que para un finlandés es una pasada de calor, han debido decir, pues dentro del aeropuerto todo el mundo con chaqueta... y aquí dentro hará 19ºC.... si llega.

Termina aquí mi visita relámpago, menos de 24 horas, en la que apenas he visto la ciudad, pero en la que he conocido la misteriosa y legendaria European Chemical Agency (ECHA para los amigos...)

Esta mañana he desayunado tranquilamente en el buffet del hotel, entre otras cosas, un par de lonchas de salmón ahumado que, colocado junto a los fiambre, decía “pruébame”, y dado que no es este país de jamón serrano y sí de salmón... pues he tenido que probarlo.

He dado un mini paseo por el centro de la ciudad , observando la gente, las tiendas y el trajín de una ciudad en un día normal... aunque, por lo que me dicen, ni ayer ni hoy han sido normales por las elevadas temperaturas.

He llegado a la ECHA puntual y el personal, extremadamente amable y eficiente, me han conducido, a través de una oficina sobria y funcional, con aspecto de ser cómoda y de decoración un tanto nórdica por la abundancia de maderas claras, a mi primera cita del día que en el programa se llamaba, simplemente, “Test”.

En esta ocasión la acepción de la palabra “test” era la de “examen” que consistía en desarrollar durante 45 minutos en inglés un tema legal relacionado con el REACH, a elegir entre cuatro opciones. He elegido la regulación de acceso del público a la información medio ambiental y cómo regula REACH dicho acceso... al terminar espesas gotas de sudor caían en cascada por mi sien.. pero bueno, hay se lo he dejado escrito.

Al terminar, me han hecho esperar un rato, para llevar a cabo la “interview”, que consistía en un tribunal de 4 personas, haciendo preguntas durante 45 minutos, hablando inglés cada una con su propio acento.... creo que no me he defendido mal.

Me han preguntado, entre muchas otras cosas, cuáles eran los principales problemas que le veo al REACH y les he dado mi sincera opinión: no es un texto realista, se ha marcado unos muy ambiciosos objetivos y no ha tenido en cuenta que la realidad que pretende ordenar es extremadamente compleja, no se ha tenido en cuenta a las empresas pequeñas y medianas y las castiga especialmente imponiéndoles requisitos técnicos y legales de muy difícil cumplimiento para las grandes, imposibles para las pequeñas. El REACH no sólo no fomenta la innovación en el sector químico.... la entierra (no, no me han echado en ese momento.... aunque seguro que alguno lo ha pensado ).

Después he comido con Ainara... y con su jefe, en la cafetería de la propia Agencia. La sopa de zanahoria (picante) y la carne con salsa y arroz no estaban malas del todo... aunque, si están pensando en mandar el curriculum a la ECHA, no deben fiarse demasiado, soy un poco “comedetodo”....

En fin, no sé si me llamarán, no lo creo, pero la excursión ha merecido la pena... y siempre podré decir... “yo estuve una vez en la ECHA”.


Volver a www.aveq-kimika.es

3 comentarios:

JRDD dijo...

No me has convencido para ir, me quedo con la comida de aqui y el tiempo que tenemos

Luis Blanco Urgoiti dijo...

Bueno, yo, por ahora tengo un 100% de días en Helsinki con buen tiempo....

ALyCie dijo...

¡Valiente! ¿Eres de Bilbao? ¿O sólo del norte?.
;-)
Bromas a parte las dificultades del REACH para las medianas y pequeñas empresas, es casi insuperable.
En mi caso, la empresa es ¡¡agroalimentaria!!, me aplica a los aceites esenciales de naranja y limón (R-50/53 Una etiqueta muy pesada!!!)
Es cierto que estoy exluido de varios Títulos del REACH, pero no del Art 68 en alimentos y piensos y para todo lo demás, cosméticos, detergentes, ... me aplica mucha normativa para poco volumen y poco valor añadido.
Un saludo ¡valiente!